2. Traslado de la Academia a La Coruña

2.1. SIGUE A LA CAPITAN�A GENERAL DEL REINO DE GALICIA.
El traslado, desde Santiago a dicha ciudad, de tal Capitan�a, cuyo titular era, seg�n hemos dicho, Presidente de la Academia, determin� que esta se mudara a la Coru�a obedeciendo Orden de la �Real Junta Superior Gubernativa de Medicina y Cirug�a� de 10 de Julio de 1833. Ocho d�as m�s tarde consta ya como establecida en esa ciudad, donde se mantuvo hasta nuestros d�as.
Tal cambio de sede llev� emparejado el de su �cuerpo acad�mico� que incorpor� sucesivamente nuevos miembros en sus tres categor�as. As�, por ejemplo, en 13-I-1836, lo integran 19 Acad�micos Numerarios, 29 Agregados (�subdelegados�wink y 9 Correspondientes, bastantes de los cuales mantienen sus respectivos cargos desde la anterior etapa compostelana. El primer Vicepresidente de la Academia en esta etapa coru�esa fue el Dr. Juan Francisco Pedralbes, quien ten�a las dos titulaciones de �m�dico� y �cirujano�.

2.2. ASUNTOS A DESTACAR
Durante el per�odo 1833-1900, la regia instituci�n continu� el ejercicio de sus competencias en forma similar, estatutaria, a como hab�a hecho en Santiago entre 1831-33. Sin embargo conviene resaltar las siguientes incidencias:
1854. Particip� en la lucha contra las epidemias que amagaron Galicia durante la segunda mitad del siglo XIX, la mayor�a de �C�lera� o �Tifus�. Entre tales actuaciones destacaremos la terrible de �C�lera morbo� padecida por los Coru�eses en 1854, la cual afect� tambi�n a otras poblaciones gallegas entre 1853 y 1855.
1898. Se crearon los �Colegios Oficiales de M�dicos� que al ir asumiendo, progresivamente, determinadas competencias que ten�an las Reales Academias determinaron la p�rdida �f�ctica� de las mismas por estas �ltimas. Dicha circunstancia, producida en toda Espa�a, afect� naturalmente a la Real Academia de Medicina y Cirug�a de La Coru�a la de �Galicia y Asturias�.
Esa reducci�n competencial prosigui�, sin que ninguna disposici�n oficial lo determinase de forma expresa, por dos nuevas causas fundamentales: el ejercicio paralelo de las mismas funciones por otros organismos, nuevos o reestructurados (Sanidad estatal, Facultades de Medicina, etc.) y el progreso de las ciencias m�dicas que al erradicar, por ejemplo, la mayor�a de las viejas epidemias, hizo innecesarias muchas de las actuaciones en este campo.
1918. Su actividad qued� interrumpida en dos ocasiones, por fuerza mayor: la epidemia de gripe que asol� Europa durante el bienio 1918-19 (post-1� Guerra Mundial). Lo mismo sucedi� durante el trienio 1923-25 por problemas de local y motivos econ�micos.
1945. La Academia pas� a denominarse �Real Academia de Distrito de Galicia y Asturias�, en el �nimo de igualar su territorio al del respectivo �distrito universitario�, en este caso el de la Universidad de Santiago de Compostela, lo que consta en un nuevo �Reglamento� aprobado en 29-III-1945. Simult�neamente hacen lo propio las dem�s Academias an�logas existentes en Espa�a.

El mismo �Reglamento� determin� que pod�an ser nombrados Acad�micos Numerarios doctores no residentes en la ciudad de A Coru�a, como hab�a sido norma hasta entonces para garantizar el �quorum� en las sesiones. El primer ingreso de esta etapa fue el de D. Arturo Fern�ndez Cruz, Catedr�tico de Patolog�a M�dica de la Facultad de Medicina de Santiago (8-III-1947).
1972. Se cre� la �Real Academia de Medicina de Asturias�, en Oviedo (al mismo tiempo que las ubicadas en Bilbao y Salamanca, para sus respectivas zonas), circunstancia que redujo a la hasta ese momento llamada �de Galicia y Asturias� a su �mbito geogr�fico estrictamente gallego y, con ello, a la nueva denominaci�n de �Real Academia de Medicina y Cirug�a de Galicia�.
1986. La �Real Academia de Medicina y Cirug�a de Galicia� pas� a integrarse en el �Instituto de Espa�a� como Academia �asociada�.

[Anterior artículo]   [Siguiente artículo]

¿Desea realizar un comentario a este artículo?

Use este formulario para publicar su aportación.
Tenga en cuenta que éstas son revisadas previamente por un editor antes
de su publicación. Solo serán publicadas aquellas que se ajusten al asunto original.


nombre:
e-mail:    
¿Desea ser avisado por e-mail de nuevas aportaciones a esta conversación?
Por favor, teclee la palabra que vé aquí: