Instituto de España

Mecenazgo de

Fundación Barrié

Categorías

Discurso in memoriam del Ilmo. Sr. D. Alfonso Varela Núñez

07/03/2014· CIENTÍFICO - Discursos

Pronunciado por el Ilmo. Sr. D. Francisco Martelo Villar, Secretario General, el 7 de Marzo de 2014

 

Excmo. Sr. Presidente, Ilmos. Señores Académicos numerarios, Señores académicos correspondientes, querida Mariam, señoras y señores.

Estoy muy agradecido a la Junta de Gobierno de esta regia corporación , por haberme elegido como uno de los académicos, que tienen la responsabilidad de la sesión, que esta Real Academia dedica a la memoria del Ilustrísimo Sr. D. Alfonso Varela Núñez, Académico Numerario que fue del sillón de Ginecología y Obstetricia.

Aunque reconozco mi temor de no poder estar a la altura de las circunstancias, dada su personalidad y apabullante trayectoria profesional, me conforta ir de la mano de su entrañable amigo el Ilustrísimo Sr. D. José Luis Nogueira March, Académico Numerario titular del sillón de Urología, que ya ha hecho el trabajo más difícil, narrar las vivencias, mejor contarnos su ilusionada biografía, desde el afecto de su entrañable amistad de tantos años, fraguada, en vidas paralelas, desde su búsqueda del conocimiento médico en la Inglaterra de los cincuenta.

Alfonso Varela nace en Santiago de Compostela en 1928, en plena dictadura del general Primo de Rivera, pero en el momento preciso que también se produce el estallido de la lírica del 27. Algo debieron de impregnarle los poetas de esta generación, porque como ellos, Alfonso toda su vida buscó las innovaciones que aportan las vanguardias, sin olvidar antes al contrario enfatizando las enseñanzas de la tradición.

Miembro de una familia con gran acervo médico, ya que su abuelo el profesor Varela de la Iglesia y su padre el profesor Varela Gil, introductor de la Anatomía Patológica en Galicia, fueron profesores de la Universidad de Santiago; como también lo fue su hermano Ramón y lo es su sobrino el profesor Varela Durán, ambos destacados profesionales de la misma disciplina, catedráticos de la Facultad Compostelana y académicos de número de esta Real Academia de Medicina y Cirugía de Galicia.

En julio de 1952 obtiene la calificación de sobresaliente, en el examen de grado, para en enero del año siguiente comenzar su formación como médico residente en la Maternidad Provincial de Barcelona, con un profesional de la talla del Dr. Santiago Dexeus Font al mismo tiempo que asiste al Servicio de Ginecología de la Universidad de Barcelona de la mano de una de las figuras señeras de la ginecología el Profesor Conill.

Trabajador itinerante se desplaza a Inglaterra donde realiza una estancia de más de tres años entre octubre 1.956 y diciembre de 1.959, en las Universidades de Londres y Manchester.

Asistente al Curso de Otoño del Instituto Británico de Obstetricia y Ginecología Londres y a los Hospitales Universitarios del mencionado Instituto hasta Febrero de 1.957. Senior House Office de Ginecología en el Saint Marys Hospital de Manchester, Febrero 1.957 a diciembre de 1.958 con el Prof. Morris y Dr. K. W. Baile. Allí conoció a Mariam su entrañable esposa, auténtico descanso del guerrero.

Como Becario de la Fundación March, realiza estudios en el Departamento de Anatomía Patológica del Sant Mary Hospital de Manchester (Prof. F. Langley), sobre Anatomía Patológica Obstétrico-Ginecología. Colpocitología y Patología Perinatal. Precisamente allí realiza el trabajo de su tesis doctoral, que lee en Santiago de Compostela en 1962, titulada “Patología pulmonar del feto y el recién nacido y su importancia en la patología perinatal”, que obtuvo la calificación de Sobresaliente Cum Laude.

Ayudante de Clases Prácticas de la Cátedra de Obstetricia y Ginecología de la Facultad de Medicina de Santiago (Prof. A. Novo) los cursos 1.060-61 a 1.063-64. y el curso 1.964 -1.965 Profesor Adjunto por oposición, cargo desempeñado con dedicación exclusiva.

Profesor de la Escuela A.T.S. de la Facultad de Medicina de Santiago 1.064-65. Maternólogo del Estado por oposición en 1.964, puesto al que posteriormente renuncia por incompatibilidad de destino.

Gana tras oposición celebrada en la Facultad de Medicina de Sevilla, la jefatura del Servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital Provincial de Huelva, de la que toma posesión el 2 de febrero de 1966.

En este punto, agradecemos a su entrañable amigo el Dr. Sancho D”Herbe, Cirujano General y de Aparato Digestivo del Hospital Onubense, en aquellos momentos; y que asistió en este salón a la recepción del Dr. Varela como Académico Numerario de Ginecología y Obstetricia de nuestra Academia, el que nos haya hecho llegar, con motivo de este acto, una muy afectuosa carta, en la que cuenta, como el Dr. Varela reforma de una manera increíble y súbita el servicio; creando incluso una unidad de Anatomía Patológica para realizar la necropsias de los niños fallecidos al nacer, para reconocer las causas de las defunciones; como se pasaba las noches al lado de las enfermas graves, en una época donde no había unidades de cuidados intensivos y en suma, como se manifestaba, en el día a día, su personalidad de gran fortaleza, estableciendo siempre un nivel de exigencia si mismo muy por encima del reclamado a los demás.

Esa dedicación le llevó a ser nombrado director del centro en 1969. Su esfuerzo condujo a la modificación de todo el organigrama del hospital, creando nuevos servicios punteros y modificar el área urgencia, todo lo cual repercutió en una mejora trascendental en la asistencia de los pacientes, considerados siempre en su mente como "los necesitados".

También fue el Secretario Técnico Provincial de la Asociación Española de Lucha contra el Cáncer, en la provincia de Huelva desde 1.970-1.973.

El 3 de diciembre de 1973, se traslada, en palabras del Dr. Sancho desde la ciudad del Descubrimiento a la de la Torre de Hércules, impulsado por su morriña gallega, dejando una huella indeleble entre los profesionales de esas tierras colombinas, donde siempre continuará en su memoria y sobre todo en su corazón.

Precisamente desde diciembre de 1.973 hasta su jubilación en Enero de 1.998 es el Jefe de Departamento de Obstetricia y Ginecologia del Hospital Juan Canalejo de La Coruña, su querido hospital; donde realmente se preocupa por el desarrollo de la Ginecologia y de la Obstetricia en esta ciudad.

Profesor de la Escuela Universitaria de Enfermería de La Coruña. Miembro de la primera Comisión Nacional de la Especialidad de Obstetricia y Ginecologia (1.978-1.985). Miembro del Consejo Asesor Técnico de Especialidad Quirúrgica de la Consellería de Sanidade de la Xunta de Galicia y Profesor Asociado de la Facultad de Medicina de la Universidad de Santiago.

Ha pronunciado numerosas conferencias, organizando y participado en diversas Mesas Redondas. Asiduo participante en las Reuniones y Congresos de la Sociedad de obstetricia y Ginecología del Noroeste. Española de Ginecología y Obstetricia. Andaluza de Obstetricia y Ginecología y Sociedad Andaluza de Oncología. Ponente Oficial en diversas ocasiones. Ha desarrollado múltiples cursos monográficos sobre Patología Obstétrica, Anatomía Patológica Obstétrico-Ginecológica. Actualización Obstétrica para Matronas. Educación Maternal. Perinatológica y otros. Organización y desarrollo de diversos Simposios. Nacionales e Internacionales. Más de 60 trabajos publicados en Revistas nacionales y extranjeras. Colaborador en Monografías y Libros sobre la especialidad. Director de Tesinas y Tesis Doctorales. Mas de 20 años formando Especialistas del programa M.I.R.

Por su coyuntura generacional le correspondió ser de los pioneros en abrir el camino por el que, el postgraduado español pudiese, cada vez mejor, en cualquier especialidad y en cualquier lugar de España.

Socio Fundador de la Sociedad de Cirugía de Galicia. Socio Fundador de la Sociedad Española de Citología. Miembro de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia y de la Sociedad Gallega de Ginecología del Norte de Inglaterra. Miembro Fundador del G.G.E.T.O. (Grupo Ginecológico Español de Tratamiento Oncológico).

Desde Junio de 1.999 Socio de Honor de la S.E.G.O. (Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia).

Es realmente un estudioso amigo de los libros, consiguiendo a lo largo de los años una biblioteca en Ginecología que cede a esta Institución. Sus libros, corresponden a la ciencia de donde acontece el milagro de la Maternidad. Por eso, la educación Maternal fue una de las facetas de la especialidad que puso en marcha en el Departamento de Ginecología y Obstetricia. El maravilloso proceso de la gestación puede presentar algunos inconvenientes que es preciso conocer y Dr. Varela los conoció y los difundió también a través de la esta Academia de Medicina y Cirugía.

Citaré algunas de sus presencias en este estrado:
En 1979, en un acto que encabeza el presidente Perez Hervada, interviene con brillantez en un tema novedoso en ese momento. Se trata de la mesa redonda : “Patología de la prolactina en la clínica endocrina y ginecológica” , extendiéndose en el síndrome amenorrea-galactorrea, en la relación prolactina cáncer de mama y en la toxemia gravídica.

En 1982, dentro de los prestigiosos cursos de Formación Continuada, interviene en la sesión de abdomen agudo ginecológico, dedicando una importante disertación al tema abdomen agudo y embarazo.

Fue propuesto para su ingreso en la Regia corporación por los académicos numerarios Ilmos. Señores Manuel Moreno de Orbe, José Antonio Pajarrón Ulloa y Manuel Sánchez Salorio.

En 1989, ingresa como Académico de número del sillón Ginecología y Obstetricia de la Real Academia de Medicina y Cirugía de Galicia, Elige para su discurso el tema: “Control dominio y manipulación de la reproducción humana”. En el comienza por gradece a los profesores Alejandro Novo, en Santiago; Dexeus Font en Barcelona, al Dr. Bailey y al profesor Langley, en Inglaterra su imperecedero agradecimiento. “Me considero” dijo “discípulo de todos mis maestros, por eso puedo concluir aquí con el pensamiento de Julián Marías: Si el ser alumno pertenece al pasado, el ser discípulo pertenece a lo que no pasa”. Desarrolla a continuación, muy amplia y ordenadamente, los motivos por los que la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó en forma unánime el año 66, del pasado siglo, el derecho básico de todas las parejas de decidir libre y responsablemente acerca del número y espaciamiento de los hijos. Hace especial referencia a la emancipación de la mujer y a los deseos de bienestar, cultura, instrucción de los hijos, anhelo de elevación social, mentalidad de consumo etc. El Dr. Varela, va desde la píldora antibaby a las esterilizaciones quirúrgicas, valorando las ventajas e inconvenientes de la anticoncepción y de la contracepción. Su clarividencia, sin duda, nos aportaría luz , para hacer una valoración de las virtudes y problemas colaterales presentes en el tiempo actual transcurridos, precisamente otros 66 años, tras los que nos enfrentamos a una situación demográfica antagónica en los países industrializados.
La segunda parte del discurso se centró en la situación contrapuesta relativa a la esterilidad y a la infertilidad, desarrollando las técnicas de fecundación artificial con la reproducción asistida, constituida por la fertilización en vitro y la transferencia embrionaria, pasando finalmente a la obtención de individuos programados e idénticos mediante la clonación.

Terminó diciendo : “Entre otros muchos problemas, por alguno de estos caminos de actividad indiscriminada, podríamos llegar al tan poco deseable y tan poco feliz , Mundo Feliz de Aldous Huxley.

Le contestó, como no podía ser de otra manera, el Dr. Nogueira March, que tras la exposición del currículum del nuevo académico, hizo una valoración del discurso, que calificó como una demostración de madurez, criterio definido y capacidad de síntesis sobre los distintos procedimientos anticonceptivos y la mejora y promoción de la reproducción, con máxima dedicación a la reproducción asistida. Acabó diciendo: “Que el honor que la Academia le confiere al acogerlo en su seno le sea devuelto con creces”. Y, sin duda, así fue.

Otro de los momentos en que el Dr. Varela disfrutó desde este estrado fue él 14 de noviembre de 2003, en la contestación a mi discurso de ingreso como Académico Numerario de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética, titulado: "Cirugía Plástica y Estética una encrucijada". Realizó una intencionadamente afectiva intervención, muy por encima de los méritos de quien les habla, explicando el por qué de que la Cirugía Estética, en la búsqueda de la mejoría, o incluso de la utopía de la perfección de nuestra imagen. Terminó su discurso leyendo un poema de Gregorio Marañón que le echa una mano a Alfonso en su permanente búsqueda de la serenidad juiciosa:

Sólo tendrás el alma sosegada
Cuándo conozcas en igual medida
La ilusión de la gloria imaginada
Y el tedio de la gloria conseguida.

Si para el Dr. Varela lo importante era el camino. Figura de su especialidad, santiagués vital, sorprende su integración en A Coruña sólo justificada por su capacidad para el trabajo, una singular energía, una tenacidad sin límites, sin las cuales sería imposible una vida dedicada a su especialidad y su apego a una institución que hizo suya el Hospital Juan Canalejo. A él se debe la ampliación, con el Dr. Forteza, del área central del edificio Materno Infantil Teresa Herrera, en tiempo del Ministro Oliar, edificio al que se trasladó el Departamento de Obstetricia y Ginecología .

Anglófilo, trabajador itinerante, aporta conocimiento enriquecedor .En su profesión destacó por su interés en la cirugía oncológica genital, donde fue un auténtico innovador, siendo el primer cirujano en realizar las operaciones de cirugía radical oncológica en esta ciudad.

En la docencia tiene el mérito de haber puesto en marcha el proceso de la formación MIR en el hospital Juan Canalejo, tarea a la que dedicó un gran esfuerzo, convirtiéndose en el maestro de un buen número de excelentes profesionales que ejercen en nuestra autonomía.

Pero para Alfonso, Londres es punto clave en su carrera. Allí hace el curso de otoño. Allí nace una amistad entrañable con el Dr. Nogueira también en plena formación en la capital del imperio. Tras el infatigable esfuerzo que dedicaban a su trabajo, solamente quedaba el tiempo nocturno del week end, que empezaba con las deliciosas cenas en el Regina hotel, y donde daban buena cuenta de dos botellas de Mâcon el vino, que no sé si sabían, bebía y con él se inspiraba uno de los principales representantes del Romanticismo, el poeta Lamartine, curiosamente también de nombre Alfonso. Si Alfonso Varela en el fondo era un romántico.

Pero también era una figura familiar, un personaje fundamental en la academia, con muchos años de dedicación, ayudado por la cercanía de su casa en la calle Juana de Vega, que felizmente compartió con su esposa Marian, una delicia de mujer, trasplantada desde Manchester a una ciudad socialmente tan distinta como es La Coruña.

Gallego inteligente, ilustrado sin recovecos, amante del buen gusto. Distante y cercano, autoritario, educado pero irreverente.

Contertulio divertido, con cierto deje de altivez que se derrite cuando te hace su amigo. Era a la postre un buenazo disfrazado de gruñón.

Pero cuidado, esa altivez, es la de quién tiene la convicción que debe cumplir una misión, y efectivamente la cumple.

Seguramente había nacido para caminar por el mundo con un comportamiento aristocrático, que en su etapa en Inglaterra tomó un sesgo casi victoriano. A veces, debatiendo en cualquier tertulia, daba la impresión de estar, peligrosamente, en sintonía con las ideas del escritor conservador inglés del XIX Benjamín Disraeli: "El mundo está hecho para unos pocos, para muy pocos".

Pero toda esa impresión se desvanecía al discurrir de su discurso y los contertulios le veíamos emerger como ese hombre de anchos hombros más próximo a la frase de Ortega y Gasset: "Nada se puede esperar de los hombres que no sientan el orgullo de poseer más duras obligaciones que los demás¨. Fuera de la profesión fue el vicepresidente primero tras la asamblea constituyente del "Rotary International" en A Coruña. Su tesorero Juan José Bande González, con una nutrida representación de sus asociados, se encuentra hoy aquí entre nosotros. Para el Dr. Varela fue un lugar donde liberar su pasión y perseverancia, en la búsqueda de aportar soluciones a los problemas de la sociedad actual.

Se equivocan los que no le veían como un hombre contemporáneo. Lo único que no había asumido de la modernidad es la frivolidad. El deterioro de los hospitales y los recortes sanitarios le intranquilizaban sobremanera, su entendimiento, formación y desarrollo profesional no podían aceptar que los servicios públicos se vieran degradados y fuesen incapaces de atender su irrenunciable cometido.

Los años pasan, pero algo de ese tiempo intenso, está siempre presente en la vida del Dr. Alfonso Varela y se reflejaba en su ironía, llena de rasgos de humor. Estuvo a su altura cuando las limitaciones se cebaron en su salud. Llamaba la atención como en el otoño de su vida, se hizo más comedido en sus respuestas, dando rienda suelta a sus condiciones de gran gourmet, entendido en todo tipo de "delicatessen", pero sobre todo buscando el disfrute de la amistad y de la familia.

Defectos, seguro que los tenía, pero a mi me interesa sólo señalar su incapacidad para pronunciar el sonido r, como el de la palabra carne, que, por otra parte lo equipara a uno de los sabios del siglo XVIII: El padre Sarmiento.

En su léxico no existía la palabra gallega depende. Se comprometía en las situaciones difíciles, no importándole encabritar los vientos y traer las tormentas; sabedor que a la postre, iba a reaparecer el cielo azul, luminoso y transparente.

No guardaba el menor aprecio por la ficción, lo suyo era la realidad presente y siempre presumió de ello.

Al Dr. Varela le gustaba la realidad más huesuda, capaz de ser soportada solamente por el hombre inteligente, con talento para sobrevivir a todo.

Conocida era su fina ironía y sagaz desparpajo. Era ese tipo de personas que pueden hablar de amor sin cambiar el tono de voz.

Su amigo onubense el Dr.Sancho termina su carta diciendo: "Infinitas gracias a la Real Academia de Medicina y Cirugía de Galicia por este merecido homenaje a una gran figura de la Tocoginecología española".

Nosotros queremos hacer justicia y hacérselas llegar al Dr. Varela Núñez, donde quiera que esté, por su esfuerzo como profesional de la Ginecología y Obstetricia, por su trabajo como académico y sobre todo por su devoción y lealtad a la Real Academia de Medicina y Cirugía de Galicia, porque nosotros, querida Mariana, siempre le recordaremos luchando contra imposibles, buscando por encima de todo ser justo.

Llegan a mi memoria los versos que Rubén Darío dedicó a Antonio Machado:

Su mirada era tan profunda
que apenas se podía ver
cuando hablaba tenía un dejo
de timidez y de altivez.

He dicho